Ahá, te lo advertí mi pequeño insaciable. [̲̅=̲̅̅]

jueves, 9 de septiembre de 2010

Despertarme al amanecer y oler tu aroma entre mis sabanas es algo que deseo cada mañana. Saber que has estado conmigo, o tal vez despertarme casualmente más temprano para poder tocarte y observarte mientras duermes. Me relaja. Aún sabiendo que el despertador sonará de un momento a otro, te levantarás y ya solo quedará tu olor y el recuerdo.

2 comentarios:

  1. pero mientras el mundo no os conozca y el no te vea, tu puedes jugar con sus párpados y con su piel.

    ResponderEliminar